Respiración y relajación


Respiración y relajación


Respirar es un acto involuntario en el ser humano. Al respirar estamos proporcionando el oxígeno necesario para que el organismo funcione. Lamentablemente, con los años adquirimos hábitos respiratorios perjudiciales para la salud. Respirar bien es una fuente de salud, una garantía para fortalecer la vitalidad de nuestro cuerpo y nuestra mente favoreciendo la circulación. Una buena respiración es la clave para la relajación necesaria en apnea.








video
  
William Trubridge, vigente campeón del mundo de apnea en diversas modalidades, nos enseña cómo hacer una respiración total; abdominal, torácica y clavicular con carpas.  Aviso : no se debe hacer este ejercicio sin supervisión ni sin el apoyo de un instructor de apnea cualificado.

Una buena respiración en apnea es esencial para conseguir una relajación total del cuerpo. No nos centraremos aquí en los aspectos psicológicos (control mental, mantras, etc.) sino en el aspecto fisiológico.

Para comenzar a respirar debemos acostarnos en el suelo, a ser posible un suelo de parquet, o poner una esterilla, y debemos llevar ropa cómoda, nada de cinturones o zapatos apretados. Ahora cerramos los ojso y colocamos una mano en el pecho y otra en el vientre e intentaremos que la mano que se encuentra en el vientre se mueva arriba y abajo con la respiración, mientras que la mano que está en el pecho no se mueva en absoluto. Así, nos estaremos asegurando que estamos utilizando el diafragma para respirar.

Una vez hecho esto, procura coger un ritmo de inspiración-espiración en una proporción de 1:2. De esta manera conseguiremos reducir nuestro pulso cardíaco y por lo tanto maximizar el tiempo que estaremos sin respirar bajo el agua.




Este tipo de respiración no solo se aplica en la apnea. Pruébalo tú mismo en casa y descubriras que provoca una instantánea relajación del cuerpo y claridad mental, ayudándote en combatir el estrés y haciéndote sentir mucho mejor.




No hay comentarios:

Publicar un comentario