Llévate 1 al completo

Viviendo en una isla, como es Tenerife, es prácticamente imposible vivir desligado del mar. Yo mismo llevo conectado de una u otra manera al mar desde muy pequeño, ya fuera surfeando, haciendo apnea, snorkel o buceo, o simplemente paseando a sus pies, para imprimirme de esa sensación de libertad y relax. Y todos conocemos esa sensación que hace que volvamos a él una y otra vez para purificarnos y llenarnos de su energía. 
Pero siempre ha habido un denominador común en todos los lugares donde me he bañado; el plástico. 
El océano nos provee con innumerables ventajas y desde antaño se le cree un recurso inagotable a la vez que se le atribuía el ser el mayor vertedero del mundo.


El plástico es un material que todos utilizamos en nuestra vida diaria para infinidad de cosas y es innegablemente útil pero, ¿qué repercusiones tiene para el medio un material que en la mayoría de los casos está pensado para ser de un solo uso, mientras dura para siempre?

Hace muchos años, cuando buceaba casi a diario, comencé a coger la costumbre de llevarme un trozo de basura cada vez que salía del agua. Sabía que era un gesto casi insignificante frente al gran problema que supone el plástico a nivel mundial pero, ¿y si todos hiciéramos lo mismo?

Algunos años después ya tenía nombre: LLÉVATE 1. Un nombre muy simple para una acción muy simple frente a un problema muy complejo. El hecho de que lo haga tan simple alienta incluso a los más dejados a contribuir y provoca que todos sean parte de este proyecto. Ahora solo faltaba ponerlo en marcha, pero ¿cómo?

Logo realizado por Zahedy Reyes 

He deambulado por asociaciones ecologistas desde hace varios años tropezándome con todo tipo de personas, desde los más concienciados, hasta los que no sabían que hacer consigo mismos y se han unido a estos grupos para poder relacionarse con otras personas, desde cansados de sus anteriores vidas de consumismo intentando redimirse, hasta, y por desgracia lo más común, "ecologistas de camiseta", que recorren el mundo proclamando su ideología, pero que en sus vidas diarias parece importarles muy poco su verdadero significado. 

Una de estas asociaciones fue ecoocéanos, con la que estuve cerca de dos años. En ecoocéanos encontré un grupo de personas mayoritariamente bien avenidas, con las ideas claras y muy profesionales, y comenzamos haciendo limpiezas de costas bajo el lema LLÉVATE 1.

La primera limpieza de costas que hicimos, en Benijo, octubre de 2011.

En el Malpaís de Güimar.
En el Porís.


Y en muchos otros lugares. Gracias a Ecoocéanos "Llévate 1" por fin había salido a la luz.



Pero yo quería y quiero ir más allá. Las limpiezas de costas están bien, son representativas en cuanto a que hay gente que ve cómo otra gente se interesa por este problema y podría seguir el ejemplo. El sobreuso del plástico y su repercusión a nivel mundial es el mayor problema medioambiental que existe hoy en día. Hay incluso una isla de plástico que se ha formado en el océanos pacífico que cubre una extensión enorme, y sigue en aumento. Porque el plástico sigue formando parte de nuestras vidas cotidianas, y vivir sin él es sumamente difícil para una mente occidentalizada. Y así, el pez se muerde la cola, si no ha muerto antes ingiriendo plástico.






Pero hay una solución. Mucha gente hoy en día es cada vez más consecuente en sus actos y personas que yo nunca me imaginaría me dan lecciones de cómo vivir más acorde con la esencia de lo que somos; una especie más dentro de este mundo. Llévate 1 es solamente una de tantas acciones que se están llevando a cabo por todo el mundo, y eso hace que yo cada día sigue peleando por lo que adoro, el mar.

Foto de Teo Lucas









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada